fbpx

Entrelazando tejidos para la transformación social

Cuatro años de experimentar una nueva forma de hacer filantropía en México.

La idea que detona el surgimiento de Acento, acción local fue la de descentralizar los recursos para el avance de la agenda en derechos humanos y la justicia social en México. Así, arrancamos la operación de un Fondo que, de manera accesible, financia prioritariamente a organizaciones tradicionalmente marginadas de las posibilidades de recibir fondos y que se ubican, principalmente, fuera de la Ciudad de México. 

 

A cuatro años de haber empezado nuestra operación, podemos afirmar que nos hemos convertido en algo mucho más grande que la idea original. Hemos avanzado en la implementación de una filantropía cercana a los grupos y organizaciones, que es sensible y se ajusta a las dinámicas y contextos complejos y cambiantes a los que las personas nos enfrentamos; que genera alternativas para reducir la complejidad del acceso a los recursos financieros y estratégicos; que acompaña de forma cercana el crecimiento y desarrollo de las organizaciones.  

 

Esta estructuración nos ha permitido ejemplificar cómo sí es posible cambiar las prácticas de relacionamiento entre quienes financiamos y quienes reciben los recursos, tratando de acortar lo más posible las brechas de poder y de control; estamos ejercitando cómo construir relaciones basadas en la confianza, en la retroalimentación, y en el aprendizaje conjunto.  

 

En nuestro entorno nos vemos con un rol relevante y novedoso, tanto para las colectividades que están cambiando la realidad en los territorios como para aquellas personas e instituciones interesadas en apostar a dichos cambios. Como equipo de trabajo vemos como tejemos con los grupos y organizaciones copartes, con los donantes que han apostado por este modelo, con colaboradores externos que se suman al mismo compromiso institucional, y con otros actores del sector.  

 

En los próximos días podrán conocer nuestro informe de actividades 2023, el cual da cuenta del camino andado en este año, que refleja el aporte que hacemos a las organizaciones con las que colaboramos, pero, sobre todo, que nos muestra el invaluable trabajo por la defensa y promoción de los derechos humanos y la justicia social que hacen las personas organizadas en el territorio. Sirva este texto como reconocimiento a dicho aporte y como recordatorio de la necesidad de seguir apostando al cambio social desde lo local.